Qué coche eléctrico comprar

Si por fin te has decidido a pasarte al vehículo eléctrico, ahora necesitarás elegir el que más se adapte a ti. Con los consejos que encontrarás a continuación, te será mucho más sencillo encontrar el vehículo adecuado para cubrir todas tus necesidades.


Los dos puntos principales a la hora de elegir un coche eléctrico (los más importantes para la gran mayoría) son la autonomía y el precio. Si sigues leyendo, encontrarás lo fundamental a tener en cuenta para hacer una buena elección respecto a estos dos factores.


Respecto a la autonomía, lo principal es asegurarse de que el vehículo eléctrico tiene la suficiente como para cumplir con nuestros trayectos diarios. Lo ideal es medir los km que necesitamos recorrer a lo largo del día y elegir un vehículo con una autonomía al menos un 30 % superior a dichos km para prevenir posibles imprevistos (sobre todo si no tenemos posibilidad de cargar el vehículo mientras estamos fuera de casa). También sería interesante realizar una prueba sobre el terreno con el vehículo (la mayoría de los concesionarios no ponen pegas) ya que la teoría nunca es fiable al 100 %.


En cuanto al factor económico, lo principal que hay que tener en cuenta es que los vehículos de este tipo suelen ser más caros que los convencionales, aunque es importante destacar que el gobierno ofrece ayudas sustanciales para la compra. Si hablamos de turismos, las ayudas ascienden hasta los 5500 €, con la condición de que el precio del vehículo no supere los 32.000 € sin incluir el IVA. Sin embargo, si lo que deseas es adquirir un vehículo comercial o un cuadriciclo, puedes consultarnos, ya que tanto las ayudas como los requisitos varían.


Hoy en día en el mercado hay una cantidad considerable de vehículos eléctricos, cada uno con sus características y prestaciones diferentes. Es por tanto importante no solo guiarnos por la estética, sino que debemos escoger uno que se adapte a nosotros. Debemos decidir si necesitamos un vehículo con dos plazas (en este caso nos serviría un cuadriciclo como el Twizy) o uno con un número de ocupantes superior. También sería interesante, sobre todo si el vehículo está destinado a una familia, evaluar la capacidad útil del maletero para asegurarse de que cumple con nuestras necesidades. En lo que a prestaciones se refiere, no debemos preocuparnos ya que es posible encontrar vehículos desde los 70 CV hasta los 200 CV, con diferentes valores de par motor y aceleración.


A continuación se trata un punto fundamental a tener en cuenta antes de comprar un vehículo eléctrico y es que: ¿Dónde tienes pensado recargar la batería? Lo más normal es instalar un punto de recarga en casa (wallbox) con el que podremos satisfacer casi la totalidad de nuestras necesidades. Otra opción más económica sería cargar el coche conectándolo directamente a un enchufe convencional “shucko” aunque esta opción no es segura y además la recarga es mucho más lenta. Así que aunque el wallbox supone una inversión inicial alta (si pides la ayuda del gobierno, también recibirás 1000 € para la instalación del punto de recarga) es 100 % recomendable si tienes pensado cargar el coche en tu casa. Por otra parte, si algún día necesitas cargar a media jornada o tienes la intención de realizar un viaje largo, puedes contar con los puntos de recarga vinculada que hay instalados por todo el país para darle un “chute” a tu coche y seguir en movimiento.


Para finalizar, el consejo más importante es que pruebes el vehículo para ver si te convence y te fíes de tu intuición. Hablar con otros propietarios de vehículos eléctricos también es muy recomendable ya que ellos son los que mejor te pueden asesorar sobre el coche en cuestión, siendo una buena forma de contactar con dichos usuarios los foros o las páginas web especializadas en el vehículo eléctrico.