Modos de recarga para coches eléctricos

Existen cuatro formas de cargar un vehículo eléctrico o híbrido enchufable, que se conocen como modos de recarga. Los distintos fabricantes también ofrecen diferentes tipos de conectores para la carga de los vehículos.

Modo 1

Modo 1

Este modo no es una forma reconocida oficialmente ni segura para cargar los vehículos. Se llama modo 1 a la conexión de un vehículo directamente a una toma de corriente doméstica, como se hace con cualquier otro electrodoméstico. Esta práctica no está recomendada, no es segura y ningún fabricante la soporta salvo para motocicletas o vehículos ligeros.

Modo 2

Modo 2

En este modo se utiliza un cable independiente del vehículo y el cargador, normalmente limitado a 10 amperios, que proporciona una velocidad de carga lenta. Puede ser conectado a un enchufe estándar (por ejemplo en el garaje) o a un punto emplazado en el exterior. En el otro extremo del cable debe haber un conector que se adapte al del modelo de vehículo a recargar.

En el propio cable se encuentra una pequeña caja que contiene la electrónica de control, gracias a la cual el vehículo eléctrico comprueba que está conectado a un sistema de recarga. Los cables para la carga modo 2 suelen ser suministrados por el mismo fabricante del vehículo y también están disponibles a la venta. Debido a su tiempo de recarga (10-12 horas) y a que se conectan a un enchufe doméstico, es considerado un método de recarga sólo válido para uso ocasional.

Modo 3

Modo 3

Es el método más común para cargar un vehículo eléctrico. La carga se realiza en un punto de recarga instalado en la vivienda, en el lugar de trabajo o lugar público (por ejemplo un aparcamiento). Es la solución preferida y la más segura.

En una instalación doméstica la energía se puede suministrar mediante un punto de carga con cable incluido, que se adapta al vehículo que se desea recargar. En caso de una recarga pública, donde no se conoce de antemano qué vehículo va a utilizar el cargador, se utilizan cargadores con un conector universal y es el conductor el que debe disponer de un cable que se conecte por un lado al cargador y por otro al conector de su vehículo (ya sea Yazaki o Mennekes)

Estos cargadores tienen la electrónica de control y protecciones incluidas en el equipo, por lo que resultan mucho más seguros y fiables. Además permiten comunicarse con el coche para indicarle la máxima velocidad de recarga que puede utilizar y, para uso público, suelen disponer de comunicaciones y medición de energía para gestión de usuarios y facturación.

Modo 4

Modo 4

En el modo 4 se utiliza un equipo de recarga más potente (normalmente hasta 50kW) que entrega directamente corriente continua (DC) al vehículo y donde el cable de recarga está fijado al cargador. Al existir varios tipos de conectores de carga rápida, los equipos suelen estar dotados de tres mangueras con su correspondiente conector, dos en continua (CHAdeMO y CSS/Combo de 50kW) y uno en alterna (Mennekes de 43kW). No todos los vehículos pueden utilizar este modo de carga.

Debe tenerse en cuenta que aunque la mayoría de los equipos de recarga rápida suelen incluir las tres mangueras mencionadas, el modo 4 se define únicamente como la recarga en corriente continua de un vehículo eléctrico, por lo que estos cargadores rápidos en realidad permiten la recarga tanto en modo 4 como modo 3.